Repertorio del Director de Orquesta

Director-orquesta

SELECCIÓN DEL REPERTORIO DEL DIRECTOR DE ORQUESTA

A la hora de elegir repertorio el Director de Orquesta debe valorar varias cuestiones. Una acertada elección consistiría, por ejemplo, en llevar al escenario obras que pudieran suponer un desafío, bien para la orquesta, bien para el director, bien para el público, o bien para las tres partes al mismo tiempo

SELECCIÓN DEL REPERTORIO DEL DIRECTOR DE ORQUESTA

 

Director-orquesta

Director-orquesta

 

Necesitamos conocer a qué público va destinado el concierto, el contexto en el que se va a desarrollar, y elegir un repertorio que al director le motive intelectual y emocionalmente. Debemos convertir la experiencia en algo único para todos los presentes.

Ciertamente, el repertorio, en multitud de ocasiones, está condicionado por la temporada de conciertos de la orquesta; si la obra fue interpretada con anterioridad; si el repertorio forma parte de un ciclo de conciertos; etc., es decir, responde a un criterio logístico. Aun así, la trasmisión emocional tiene que primar por encima de todo, relacionando Director- Orquesta- Público. Por otro lado, cuando la elección del repertorio nos ofrece unos márgenes más flexibles, es interesante el plantearse ofrecer algo diferente. Repetir constantemente lo mismo en cada concierto, lejos de no estar bien ni mal, simplemente aburre, lo convertimos en una rutina. La elección del repertorio, por tanto, debería llevarnos a una disrupción con lo estrictamente formal.

El repertorio debe ser elegido en base a un criterio intelectual, un criterio emocional y, también, un criterio intuitivo. Todo ello implica el riesgo de superar el miedo a escapar de lo habitual, que nos concede cierta seguridad pero limita toda nuestra creatividad. Asumir este riesgo es la única manera de la que disponemos para renunciar a la mediocridad y abrazar la innovación. Muchos grandes artistas fueron tachados de locos en sus épocas por romper con los convencionalismos establecidos, sin embargo, el tiempo les ha colocado en la cúspide de la genialidad. Sin riesgo, no hay victoria. Se debe romper con la involución musical que nos persigue desde hace siglos.

Siempre que podamos, el repertorio a interpretar debería ser atrayente y magnético, y esto implica el conocimiento de un vasto repertorio que nos posibilite qué elegir en según qué circunstancias. Es muy importante que el director de orquesta tenga acceso a una gran cantidad de repertorio, lo que nos supondrá una dedicación de por vida. Una buena labor de investigación nos ayudará a aumentar nuestros conocimientos al respecto. Además, sería interesante recabar información sobre aquellas obras o compositores menos recurridos en las salas de conciertos. De este modo, siempre podremos aportar algo novedoso en nuestras interpretaciones. Recuerda: convertir la repetición en una rutina, aburre y no aporta nada. Para hacer carrera como director de orquesta, debes especializarte en un tipo de repertorio, y si este es además novedoso, el éxito está asegurado.

Para elegir un repertorio es importante tener un buen conocimiento de las posibilidades del repertorio existente. Es obvio que hay directores que tienen un conocimiento mínimo de las obras y, por supuesto, la hora de elegir el repertorio se basa sólo en las obras de su pobre conocimiento y sólo podrán optar a las obras que tienen en su mente. Por lo tanto, es esencial que el director se da cuenta de una gran cantidad de repertorio.

Obviamente es imposible de lograr en un corto período de tiempo (un mes, 6 meses, etc.) esto es un trabajo continuo de investigación, dedicación y preocupación y que puede tardar unos años hasta que el Director tiene un amplio conocimiento de todo tipo de repertorio. Este es un trabajo en curso continuo e de total dedicación del Director de Orquesta.

Es fundamental, escuchar varias obras musicales, incluyendo y especialmente obras musicales menos conocidos.

Una buena manera de comenzar este trabajo de investigación será a empezar a escuchar y estudiar un compositor en particular, que gusta al director, por ejemplo: Mozart. Y tratar de ver y escuchar a las obras de Mozart que son menos conocidas y menos interpretadas como las  Sinfonías (1, 2, etc.), o las primeras sinfonías de Haydn. Buscar obras musicales que tienen una gran calidad, pero no hay muchas interpretaciones disponibles. Se trata de un trabajo de investigación y que puede ser un trabajo innovador y atractivo para el público en general. También busque las obras de compositores o Maestros menos conocidos, porque hay obras de gran calidad. Así pues, tenemos un amplio margen y la cantidad de obras musicales a trabajar y cumplir.

Si tomamos el ejemplo de la 5ª de Beethoven es bien conocida, y ha sido grabada e interpretada muchas  veces y ya ha sido abordado por casi todos los Maestros del mundo y en este sentido ya es muy difícil hacer algo nuevo y original. Sin embargo, hay muchas otras obras de Beethoven (y otros compositores), que no son tan bien conocidas, es como si estas obras están esperando que alguien inteligente y valiente que las descubra, las estudio y las trabaje con el fin de las mostrar de nuevo al público.

Personalmente, yo creo que hay muchas oportunidades, pero también una gran misión para los Maestros de esta generación. Que se ve desde fuera La Caja también ser disruptivo, sino también mostrar obras musicales que han sido olvidados hoy en día.

Por lo tanto, invito a esta nueva generación de Maestros, hacer el trabajo de investigación. Y donde se puede llevar a cabo esta investigación? - Por ejemplo, si vas a empezar con Mozart, es interesante que usted podría tener las partituras de las primeras sinfonías. Porque éstas están siendo poco interpretadas. El uso de motores de búsqueda como Google o Youtube y buscar grabaciones y videos de algunas obras musicales menos conocidas. Un buen ejemplo sería la 3ª Sinfonía de Mozart y ver la cantidad de grabaciones que existen en Youtube para que podamos encontrar la que sea menos trabajada por cada compositor, en este caso el ejemplo dado - Mozart. Y haciendo la comparación con Google y YouTube si nos fijamos la sinfonía 5 de Beethoven, vamos a ver un montón de grabaciones, vídeos e interpretaciones. Sin embargo la sinfonía 8 de Mozart tiene muy pocos resultados, demostrando que hay pocas grabaciones, vídeos e interpretaciones de esta obra musical.

De esta manera, por lo que tenemos la oportunidad de trabajar y llegar a conocer algo nuevo a la sociedad. Es difícil hacer algo innovador y original con la quinta sinfonía de Beethoven, porque hay tantas interpretaciones, y siempre habrá una razón para la comparación con otros directores.

Por otro lado, si nos fijamos repertorio menos conocido y trabajado y te especializas en este tipo de repertorio, sin duda alguna, que tendrás más éxito como director.

Como regalo de nuestro X Aniversario queremos obsequiarte nuestro Best Seller "Vademécum del Director de Orquesta del Siglo XXI" que puedes descargar gratis haciendo Click Aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *