El Oído prodigioso de los Grandes Directores de Orquesta

oido directores de orquesta

El Oído prodigioso de los Grandes Directores de Orquesta

Según el compositor y pedagogo Zoltan Kodaly, el desarrollo auditivo es el asunto que más nos debe preocupar en la práctica musical, pues es éste el que define nuestra comprensión de la música.

Cuando se habla del oído prodigioso de los grandes Directores de Orquesta o de Banda, se alude a una gran diversidad de aspectos en los cuales el director debe ser suficientemente diestro para alcanzar con efectividad sus objetivos musicales.

oido directores de orquesta

No obstante, erróneamente se cree que el principal de estos aspectos tiene que ver con la capacidad de identificar desafinaciones en la orquesta, cuando en realidad el asunto de la afinación es algo que compete individualmente a cada músico; por lo cual, el trabajo de ensayo de los Grandes Directores de Orquesta no debe centrarse en corregir desafinaciones pues estas se verán superadas al momento de solucionar asuntos más relevantes en la ejecución de la obra. Entendemos de esta manera que el oído de los Grandes Directores de Orquesta no debe limitarse a ser un oído absoluto o relativo con respecto a determinados estándares de afinación, sino más bien debe ocuparse de entender auditivamente tanto la intención del compositor, como la idea misma que el director tenga de la obra. De este tipo de desarrollo nos ocupamos especialmente en nuestra Escuela de Dirección de Orquesta.

Para lo anterior es primordial un desarrollo óptimo del oído interno, es decir, la capacidad de recrear en nuestra mente todos los sonidos escritos en una partitura. Esto nos permitirá saber qué es lo que debe sonar sin tener que recurrir a la ejecución de la obra por parte de la orquesta o sin necesidad de sentarnos al piano.

A lo largo de nuestro quehacer se evidencian múltiples necesidades auditivas esenciales para la labor directorial, a las cuales cada quien le da el nombre que considera más conveniente, de esta manera surgen términos como Oído Estructural, refiriéndose a la habilidad de identificar y asignar planos sonoros a cada sección de la orquesta según lo requiera determinado pasaje. El oído estético hace alusión al discernimiento de estilos, formas, épocas y necesidades interpretativas.

Tan importante como el oído interno, es el oído funcional cuyo desarrollo nos lleva a identificar auditivamente los diferentes aspectos teóricos de la música, entre los que se cuentan forma, estructura, contrapunto, y principalmente aquellos que tienen que ver con el discurso armónico al interior de una obra. El oído funcional supone una gran utilidad en la práctica cotidiana del ejercicio directorial, pues se hace dispendioso, cuando no imposible, el análisis de escritorio de cada aspecto teórico de la partitura.

Podríamos comparar el trabajo de los Grandes Directores de Orquesta con el de un productor musical en un estudio de grabación, quien se debe ocupar de encontrar el balance adecuado del sonido y de cuidar cada uno de los aspectos del proceso de grabación para que este sea óptimo. De ahí lo esencial del trabajo auditivo.

Sumados a los conceptos ya planteados, surge la idea de Oído tímbrico, idea primordial en la formación de los alumnos propios de nuestra Escuela. Para entender dicha idea, es necesario primero entender el timbre, como la suma de las diferentes cualidades del sonido, entre las que se incluye la afinación, el color, la intensidad, la intensión, el ataque, el efecto. El oído tímbrico es pues, la competencia de los Grandes Directores de Orquesta de identificar, discernir, calcular y pedir al músico de la orquesta cada una de estas cualidades en el momento adecuado, para lograr crear en la mente del oyente la emoción, sensación o idea precisa relativa a su propia concepción de la obra.

Esta habilidad debe ser activa en cada momento de la tarea directorial. En el estudio individual de la obra, en la audición de versiones de diferentes orquestas y directores; y principalmente en el ensayo, pues es allí donde el Maestro debe pedir a la orquesta el timbre deseado en cada pasaje, en cada acorde, o incluso en cada nota, sin limitarse a lo que en un principio ofrezca la orquesta. Pues el sonido de la orquesta debe emanar de la mente del compositor, es así como diferentes orquestas dirigidas por un mismo Maestro deben generar resultados similares.

En este punto se hace importante insistir en que la afinación no debe ocupar un lugar primordial en el trabajo de ensayo; pero si es necesario precisar que muchas veces aparentes problemas de afinación pueden ser en realidad problemas tímbricos, pues dos instrumentos pueden estar matemáticamente afinados pero si su color o su intención son diferentes sonarán desacoplados e incluso desafinados.

Cuando grandes maestros como Carlos Kleiber plantean asuntos interpretativos, implícitamente están solucionando los aspectos de afinación, pues en la mayoría de casos las desafinaciones se dan por descuido del músico, lo que evidencia la necesidad de mantener a la orquesta involucrada emocionalmente en el trabajo que se está realizando.

Para un óptimo desarrollo de nuestro oído tímbrico, no queda otro camino que sumergirse completamente en el universo de la orquesta, conociendo las múltiples capacidades tímbricas de cada instrumento, conocer los conceptos genéricos del color, efecto, ataque, dinámica. Debemos aumentar nuestros conocimientos orquestales a través de la audición de grabaciones y conciertos, la asistencia a ensayos de orquestas y ensambles instrumentales y clases magistrales de todos los instrumentos; escuchar, asimilar y aprender a aplicar todos estos conocimientos a cada caso concreto. Recordamos en este punto al maestro Wilhelm Fürtwängler cuando en su libro “Conversaciones sobre música” decía: “no existen malas orquestas sino malos directores”.

37 comentarios en “El Oído prodigioso de los Grandes Directores de Orquesta

  1. HOLA MAESTRO FRANCISCO HE LEIDO TODOS Y CADA UNO DE SUS COMENTARIOS Y PUNTOS CLAVES PARA EL BUEN SONIDO DE LA ORQUESTA, ESO ES IMPORTRANTISIMO YA QUE LA MAYORIA DE NOSSOTROS DIRECTORES DE PEQUEÑAS ORQUESTA NOS AVOXCAMOS UNICAMENTE A LA AFINACION Y CLARO COMO USTED LO DICE, DBEMOS ATENERNOS A OTROS ASPECTOS Y FECTOS DEL SONIDO QUE USTED NOS MANIFIESTA ES CIERTO TODO YA QUE AL DIRECTOR NO LE TOCA EL ASPECTO AFINACION, SINO A CADA UNO DE LOS MUSICOS CON SUS INSTRUMENTOS Y ES CORRECTO EL COMENTARIO DEL GRAN DIRECTOR ALEMAN WILHELN FURWANGLER QUE EL MAL SONIDO Y EFECTOS DE UNA ORQUETA NOS ES CULPA DE LOS MUSICOS SINO DE EL DIRECTOR. MUCHAS GRACIAS Y SALUDOS MAESTRO

  2. bien lo decia usted en una clase pasada. uno debe de preocuparse mas porlos asuntos dela obra mas no dela afinacion de cada instrumento ese trabajo es responsabilidad de cada musico.

  3. Maestro-Francisco,-excelente-el-artículo,-desde-mi-perspectiva-el-director-comienza-a-lograr-el-punto-adecuado-de-sonoridad-de-la-orquesta-cuando-se-anima-a-”salirse-de-la-partitura”,-sin-que-se-me-mal-interprete,-lo-que-digo-es-que-proponga-el-sentir-espiritual-de-la-obra-en-cuestión-a-la-orquesta-porque-lo-específicamente-técnico-es-obvio,-salirse-es-como-Ud.-dice-promover-el-encuentro-emotivo-de-los-músicos,objetivo-difícil-pues-la-ejecución-instrumental-frecuentemente-hace-no-tomar-en-cuenta-lo-sensitivo-espiriual-porque-el-ejecutante-a-menudo-sólo-se-concentra-en-el-aspecto-relacionado-a-la-precisión-técnica.-Una-de-las-maneras-en-que-el-director-puede-alcanzar-este-propósito-es-cantarle-a-la-orquesta-para-así-transmitir-las-cualidades-del-sonido-a-las-que-Ud.-se-refirió-en-su-perfecto-artículo,-y-nosotros-como-estudiantes-de-Dirección-debemos-habituarnos-a-esto,-conjuntamente-con-todo-lo-demás.-Muchas-gracias-Maestro-Francisco.Un-gran-saludo-desde-Montecristo,-Córdoba,-Argentina.Erick.Un-entusiasmado-alumno-de-la-Escuela-y-profundo-amante-de-la-música.

  4. gracias Maestro Navarro por esta gran labor, de difusion del arte de la musica, dios lo bendiga y lo deje con nosotros por mucho tempo mil y mil gracias

  5. Su artículo sobre el oído del director me parece excelente; permítame dar mi modesta opinión al respecto.
    Si tenemos presente que los músicos de una orquesta son profesionales, damos por hecho la afinación y dominio de su instrumento.
    El movimiento del cursor visual sobre la partitura, nos presenta dos dimensiones: En el eje vertical sonidos con sus armonías y en el eje horizontal, según vaya avanzando el cursor visual, las melodías y los ritmos. En este plano también se presentan dinámicas y agógicas generales.
    La tercera dimensión, que es la profundidad siempre esta oculta al cursor visual. Esta dimensión la componen varios planos, en los cuales están representados fragmentos del plano principal y que corresponden un instrumento solista o a varios instrumentos, que en un momento de la ejecución han de estar en el primer plano sonoro. También en la tercera dimensión está lo que Vd. Llama la afinación tímbrica, que entiendo que es un perfecto empaste de la orquesta cuando se les exige dinámicas y agógicas especificas a un pasaje.
    En esta tercera dimensión se encuentra el alma de la obra, que toma vida si el director es capaz de oírla, de aquí los buenos o malos directores.

  6. Sin que sea un requicito sinecuanom el hecho de que un director tenga un oído absoluto, su buena percepción de las desafinaciones, permitirá considerar un cálido pedido de atención a los instrumentistas de la Sinfónica, especialmente en aquellos sonidos que se vuelven demasiado conflictivos, por ejemplo, en pasajes donde se deben necesariamente tocar en unísono, pues es aquí donde una desafinación se hace más evidente y sobretodo donde el color propio de cada instrumento, su marca y su categoría, podría conllevar una dificultad para determinar lo conveniente.
    Sin embargo estoy toalmernte de acuerdo que el Director debe manejar prodigiosamente su buen oído, para arrancar de su Orquesta esa coloratura que calza a la perfección con la obra que se interpreta, su estilo y su musicalidad a veces no constante en la partitura, pero que se intuye a partir de un buen análisis contextual, técnico, histórico de la Obra y su compositor.

  7. Gracias Maestro Navarro por su gran aporte musical y su experiencia ayudas a comprender y entender mejor la Música que tanto Amamos… te escribo de Perú..

  8. Gracias es una expresión muy simple para significar mi admiración, respeto y agradecimiento, por todo los que nos aporta con sus enseñanzas. Dios le guarde por mucho tiempo, que su herencia musical ya está repartida y consolidada perennemente

  9. Muchas gracias por publicar artículos tan interesantes y por compartir su conocimiento, usted es un hombre generoso.
    Saludos desde Bolivia

  10. Gracias Maestro por su copiosa informacion, estoy leyendo y aprendiendo todo cuanto nos da a conocer, mi practica en la musica ha sido basicamente coral, pero entiendo que todos los parámetros que usted indica en el presente articulo son tan balidos para la direccion de la voz como de los instrumentos, esa es la funcion del Director y sus talentos, algunos lo tienen mas desarrollados y otros estamos en procura de ello.Gracias por este material tan nutritivo,si vale la expresión.-

  11. Muchas gracias Maestro.Muy interesante el tema . Le agradezco por todo lo que me aportas . Es realmente enriquecedor y apasionante es todo un universo de arte , melodía y armonía envueltos en un MARAVILLOSO MUNDO LLAMADO MÚSICA !! Mi maestro… cuan grande es tu corazón por compartir tus conocimientos !! un abrazo a ese ángel musical que vive en ti !! te quiero !!

  12. Completamente de acuerdo con usted, sin embargo, tengo que comentar el famoso dicho “la práctica hace la perfección”. Una orquesta si suena desafinada es responsabilidad del director, pero si es un instrumento está desafinado, es culpa del músico. El oído tímbrico se logra cuando tienes a una orquesta ensayando y sacándole todas esas posibilidades sonoras que están tanto en la mente del músico como en la del director, y con la práctica esas cosas se logran. Muy interesante éste artículo, ojalá y hayan más personas compartiendo todas éstas cosas. Mil gracias “MAESTRO”.

  13. Muchas gracias maestro por compartirnos su saber y creo que este conocimiento sobre el oido deberiamos tenerlo todo musico, seria mas facil la comprencion entre director y los integrantes de grupos , bandas u orquestas.

  14. Gracias Maestro, lo he leido atentamente, lo he razonado parra a párrafo y ahora, queda el gran desafío de llevarlo a hacer de su acertado comentario una conducta de trabajo. Gracias infinitas gracias.

  15. Es una gran alegría nadar en esta enorme cantidad de lenguaje exquisitamente musical reconociendo y entendiendo luminosamente todo lo que aquí se está leyendo y escribiendo…muchos agradecimientos alegres a todos ustedes hermanos en la música…….
    lo mas cercano y profundo….a….”lo sagrado”……Gracias Maestro Navarro Lara
    .TAN AGRADECIDO ESTOY….QUE….AMO HASTA LAS OCASIONALES DESAFINACIONES ….
    PORQUE ILUMINAN EL TEMBLOR DE LO HUMANO EN EL ESPÍRITU…..
    (soy un músico-cantante-personaje chileno y me ubicarán en youtube como “Florcita Motuda”)

  16. Excelente artículo, muy interesante el tema sobre el desarrollo auditivo del director de orquesta. Muchas gracias maestro por sus enseñanzas.

  17. Mtro. solo los grandes hombres son capaces de ser tan generosos compartiendo sus conocimientos, gracias por ser un hombre grande y generoso, mi admiración siempre , estoy muy orgullosa de ser alumna de su escuela de dirección. Saludos desde México

  18. Me parece muy interesante este articulo, sera de gran ayuda, gracias por compartir sus conocimientos, saludos desde Villahermosa, Tabasco, México.

  19. valla maestro. que artticulo tan ilustartivo. me encanta qu estas cosas se pongan en claro jpara los nuevos en estos asuntos. y que bueno que no de de estas cajpsuolas s cada vez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *